viernes, marzo 23, 2007

A veces sobran unas pocas palabras para conseguir que el día acabe bien. Cruzar frases con alguien que hace demasiado que se fue, o recordar lo distantes que estábais dos que hoy estáis tan unidos. O simplemente parlotear, y reir.

1 comentario:

nico dijo...

si hubiera un fórmula exacta...todo sería más fácil...y quizás menos importante.

O no, a saber.