domingo, marzo 11, 2007

Ayer deshojé la margarita que me encontré de camino a tu encuentro. Y decía que sí. Quizás pronto llegue el momento de que tú te des cuenta que la respuesta era afirmativa. Ayudame a sonreir mañana y cada día.

2 comentarios:

nico dijo...

Las margaritas a veces se equivocan.

Sí, ellas también.

Esperemos que esta no sea una de esas veces.

ollomol dijo...

las margaritas con un poco putas, pero aún así, siempre me fío de lo q me cuentan