sábado, febrero 03, 2007

Días de caos y desarraigo, de querer huir. Días en los que busco excusas para no regresar a un hogar que hace tiempo deje de sentir mío. Días en los que me conformo con verte menear la cabeza o susurrar canciones en silencio, con cruzar nuestras sonrisas o regalarnos besos que dicen que nos tenemos cerca entre tanto número imperfecto. Sabiendo que por mucho que lo intente, no pensar en él no es ni el menor de mis problemas.
[Aunque siempre, sin proponértelo me acabes hablando de él]

3 comentarios:

niña-aguacate dijo...

no m sirve d nada decirt q no t rayes, porke lo vas a hcer. tp decirt q estudies, porke lo haces aunke la mitad d tu cabeza esté al lado de él. así q no t digo na, solo q tb pienses un ratito en mí, q t cuento teorías raras sobre gent estilosa o t describo mis deliciosos menús.
un besito atrapada.

nico dijo...

por suerte al final del día llega la noche, aunque a veces en ella las horas se tripliquen.

esas situaciones que nos quisieron hacer creer que el tiempo las moldea deben de existir en algún lugar.

o en alguna cabeza afortunada.

Anónimo dijo...

Hagas lo que hagas, no escuches blues a estas alturas, no harías más que ahondar ese sentimiento, ese estado y ese pensamiento... que, afortunadamente, será pasajero.

Todo es pasajero...

Dani.