viernes, mayo 06, 2011

Sol, y un puñado de buenas intenciones

A veces hay cosas que hacen tu rutina un poco menos tediosa. A veces simplemente te levantas temprano y la mañana te permite varios respiros. A veces resulta que un amigo que está lejos te escribe para decirte que es posible que dentro de poco tiempo esté mucho más cerca, o incluso, a tu lado, por una temporada. Y cruzas los dedos para que así sea, porque sabes que con él, te costará mucho menos sonreír. Y luego aparecen personas que nunca han dejado de estar ahí y quieren verte y saber de ti. Y pasas media mañana visitando a una de las mejores amigas que la Vida te quiso brindar. Y al llegar a casa, sin esperarlo, la blogosfera vuelve a sorprenderte, y te trae de regreso a personas que nunca debieron marcharse, con rincones perfectos para perderse en los tiempos de las crisis existenciales. Así que es posible, que a partir de ahora, haya algunas cosas que empiecen a ir bien.

2 comentarios:

Aniña dijo...

IRAN GENIAL!ya lo verás!

lacado dijo...

saber que en cualquier rincón ocurrirán cosas sorpresivas, es lo más esperanzador del mundo :)