sábado, septiembre 11, 2010

Ying-yang theory

A veces la Vida te regala trocitos de Felicidad
y en el siguiente recodo del camino, te los arrebata.

Y no queda más remedio
que volver a construir una nueva Felicidad
sobre las ruina que la Vida nos dejó.

Y es que hay cimientos que permanecen inalterables.

1 comentario:

Aniña dijo...

que bonita foto... a veces la vida es simplemente maravillosa...