jueves, abril 22, 2010

Buenos Tiempos para la Lírica

No sé qué será
si será la felicidad
o el equilibrio entre mis agobios y mis sueños.

Cuando se despejan todas las dudas
y las nubes dejan de ser grises,
aparece una nueva primavera
en la que la mayor preocupación es el cansancio extremo.

Y no importa nada tanto como el tiempo que paso a tu lado
porque compartiendo mi vida contigo todo parece más fácil
porque vuelvo a ser feliz, tanto como lo fui cuando te conocí,
tanto como no debí haber dejado de serlo nunca.

Y es ese brillo en mis ojos el que veo al levantarme,
al mirarme al espejo, cada mañana, aunque no te despiertes a mi lado.

Porque los dos sabemos que es todo cuestión de tiempo
porque los dos sabemos que nuestras vidas están entrelazadas ya para siempre.

Porque ya no necesito musas
sólo sentir esa sonrisa permanente en mis labios.


Y dejar que el amor siga empapando cada milímetro de mi persona.

2 comentarios:

Aniña dijo...

sin dudarlo es la primavera y el amor que la sangre altera!

MoN dijo...

Sabes fa?
Me alegran tus sonrisas volcadas en este rincon, la manera de declararte perdidamente enamorada, con esa sencillez que resulta hermosa...


:)