miércoles, diciembre 09, 2009

Queriendo ... Una vida contigo

¿Sabes?

Resulta que a pesar de los años tengo todavía, por semana, las manos frías. Y sólo se calientan cuando tú estas cerca, cuando llegas y me abrazas, cuando empiezas a besarme y quisiéramos no parar nunca.
Y no soy capaz de dejar de echarte de menos cuando no estás. Porque es por semana cuando la rutina me supera y no tengo a penas tiempo a pensar, y sin embargo no dejo de pensar en ti.
Y pienso en cuánto me gustaría que estuvieras aquí. Y en que me gustaría compartir contigo mandarinas, post-its en la nevera y la manta del sofa; pelearnos por el mando a distancia o porque has dejado abierto el bote de champú y le entra el agua a borbotones cuando nos duchamos juntos. Por ejemplo.
O simplemente, compartir todo lo demás. Y levantarme cada día en tus brazos, y que al "Buenos Días Princesa" le siguiera un beso.

1 comentario:

Aniña dijo...

diox cuando te dicen eso por la mañana el dia parece tan insignificante! las horas no corren vuelan!